Cambio climático y sequía impulsan el desarrollo de nuevos modelos de predicción de lluvias

La Federación de Juntas de Vigilancia de la Región del Maule, en conjunto con expertos ligados a la hidrografía, han trabajado en conjunto para estudiar y analizar los pronósticos climáticos ante la nueva temporada de riego.

03-ago-2021

Fuente: Diario El Heraldo

El panorama actual prevé déficit tal como años anteriores, pero aún es difícil dimensionar el impacto a nivel agrícola.
"No es una emergencia, ni una sequía, es un cambio climático permanente que tenemos que enfrentar". Con estas palabras en junio pasado el ministro de Obras Públicas, Alfredo Moreno, anunció la proyección hídrica para este invierno en el país y los escenarios a largo plazo. Las noticias no son buenas, ya que para este 2021 el déficit de lluvias se parecería bastante al 2019, que fue calificado como el "año más seco de la historia".
La Región del Maule, si bien tiene mejores índices comparado a otras regiones del país -tiene un déficit de un 66% de lluvias, pero zonas como la región de Valparaíso están cerca de un 75%- no está ajena a la realidad nacional. Patricio González, del Centro de Investigación y Transferencia en Riego y Agroclimatología (CITRA) de la Universidad de Talca, proyecta que "las precipitaciones a la fecha, en el valle central del Maule, ascienden a solo 294,5 milímetros de agua. Lo más probable es que el año termine con unos 300,0 mm. Esta cifra estaría por debajo de los 454,4 mm del 2020 y los 329,6 mm de 2019".
"Este fenómeno está afectando a todo el valle agrícola de Chile central. La preocupación es no solo por la falta de lluvias, importante durante los inviernos, sino que por la extensión temporal de los años deficitarios que hacen pensar en un cambio estructural del clima y que probablemente en los próximos 10 años seamos un clima semi árido cálido", advierte.
Si bien la Dirección General de Aguas (DGA) realiza proyecciones de cara a situación hídrica y el invierno, existe un trabajo realizado por el académico de la Universidad de Chile y doctor en Ingeniería en Recursos Hídricos de la Universidad de California, James Mc Phee, en coordinación con la Federación de Juntas de Vigilancia del Río Maule desde el año 2018, para complementar dicho trabajo y lograr parámetros más objetivos sobre los cuáles proyectar escenarios para la temporada de riego, verano, y situaciones futuras.

Este trabajo conjunto llevó a instalar estaciones nivómetricas en 14 puntos de la región. Además, su equipo ha llevado a cabo modelos de pronóstico de caudales de deshielo para seis cuencas de la Región del Maule, cinco de las cuales no contaban con ningún tipo de pronóstico disponible de manera pública.

Mc Phee explica que la medición de la DGA se basa en "algunas cuencas específicas", por lo que en algunos sectores y cuencas no existían datos y/o pronósticos útiles para el trabajo del día a día de las Juntas de Vigilancia, porque incluso dentro de una misma región existen cuencas que pueden ser hidrológicamente muy diferentes entre sí. "Hemos avanzado en desarrollar metodologías que son interesantes porque usan una combinación de productos y metodológicos", explica, lo que se suma a otros modelos de simulación que permiten ver, por ejemplo, niveles de nieve y humedad en el suelo, entre otras condiciones. Hacer seguimiento a este tipo de datos a lo largo del tiempo permite comparar cifras, además.

Proyectando la próxima temporada de riego agrícola, el académico destaca la situación compleja que existió en los años 2016 y 2019, y dice que, en una primera aproximación, se podría decir "que estamos en un año más severo. ¿Qué tanto más severo? no lo vamos a saber todavía, falta un poco de invierno y lo que falta es bastante relevante, las precipitaciones en agosto pueden dar un respiro". Y si bien dice que se podría hacer un primer pronóstico a fines de agosto, éste no estaría exento de complejidades, porque "las temperaturas han sido bastante anómalas respecto a la historia" y estos cambios conllevan un "comportamiento hidrológico difícil de predecir".

El asesor legal y miembro del directorio de la Federación de Juntas de Vigilancia del Río Maule hace algunos días plasmó en el Diario Talca la evaluación que se tiene respecto a la disponibilidad del recurso hídrico en las últimas temporadas de riego. El diagnóstico es claro: "El cambio climático es un fenómeno que ya está instalado y llegó para quedarse", afirmó en la misma línea de las observaciones del MOP, recalcando que quienes siempre han vivido en el Maule se han dado cuenta que los inviernos no son lo mismo que hace 20 ó 30 años.

"Los inviernos son cada vez más cortos, lo cual hace que exista una falta importante de precipitaciones. La temporada 2019-2020 hubo prácticamente un 50% menos de lluvias en un año normal, lo que evidentemente afectó en la cantidad de nieve necesaria para hacer uso del recurso hídrico durante la temporada de riego", dijo. Por ello, proyectando la temporada que se viene además de primavera y verano, Mazzei reconoció que como Federación observan "la próxima temporada de riego con preocupación".

González, del CITRA de la U. Talca, proyecta que pluviométricamente agosto no será muy distinto que julio y la nieve disponible no superará el 20% en promedio, por lo que realiza un llamado de cara a la próxima temporada de riego. A su juicio, se debe "pensar muy bien cuántas hectáreas sembrar y si los embalses, a los cuales están adscritos los agricultores, podrán suplir las demandas de un verano cálido y extenso, como el que se aproxima. Se esperan olas de calor de 37 y 38° C lo que incidirá en elevar las tasas de evaporación desde los cultivos". Por ello, agrega, "el llamado es a cuidar y planificar bien la temporada, sobre todo en cultivos que requieren una mayor disponibilidad de agua como es el arroz, maíz, trigo (...) El cuidado del recurso agua se torna fundamental no solo para evitar el estrés térmico, sino que también para lograr regar durante la temporada veraniega".

Teniendo como antecedente la compleja situación país y la sequía que lleva más de una década presente en Chile, James Mc Phee comenta que con su equipo llevarán adelante un Fondo de Fomento al Desarrollo Científico y Tecnológico (Fondef) "que busca escalar la metodología que hemos aplicado en el Maule para aplicarla en otras regiones de Chile central", lo que sería replicable entre zonas como Copiapó y Coquimbo hasta Ñuble o Biobío, por el sur.

Catalogación

Ver más sobre: Maule - Recursos Hídricos