Evaluación e introducción de nuevos portainjertos de carozos en el Valle del Huasco

Objetivo general

Desarrollar el cultivo de los frutales de carozos en la Provincia del Huasco, a través de la búsqueda de portainjertos adaptados a las condiciones extremas de suelos presentes en el Valle.

Objetivos específicos

Evaluación de Portainjertos: Corresponde a la evaluación técnicoproductiva de nuevos patrones de carozos desarrollados en Espana, bajo las diferentes condiciones de suelos existentes en el Valle del Huasco.; Evaluación de Variedades: Corresponde a la evaluación de la compatibilidad y comportamiento que tienen algunas variedades nuevas y tradicionales en los nuevos portainjertos evaluados en 1, de manera de encontrar la combinación patrón/variedad adecuada para ser desarrollada en el Valle del Huasco.; Valoración Productiva de los Resultados Obtenidos: Consiste en la evaluación económica de las alternativas encontradas y de los rendimientos obtenidos, bajo las condiciones especiales del norte chico.; Desarrollo del Mercado: Difusión de los resultados y presentación de potencialidades de negocios a los fruticultores.

Resultados

Esta iniciativa se desarrolla con el objetivo de buscar opciones productivas en la zona norte (valle del Huasco) debido a la crisis de rentabilidad de cultivos tradicionales (palto y uva de mesa), aportando diversidad de especies frutales con potencial de exportación. Los frutales de carozo no se cultivan normalmente debido a que los patrones sobre los cuales se plantan no son compatibles con las condiciones de suelo del norte (salinidad y alcalinos) y además hay muy poco conocimiento técnico del manejo de suelos áridos. Por otra parte, las posibilidades comerciales de las variedades obtenidas como primores se consideran una oportunidad para el éxito de este proyecto.En Espana existen variedades de portainjertos que se adaptan a condiciones muy similares a las del Valle del Huasco, por lo tanto, es posible desarrollar este cultivo evaluando el comportamiento de estos cultivares y estudiando su manejo agronómico. Además, existen portainjertos en Chile con potencial de crecer con éxito en la zona, pero no han sido evaluados.