Desarrollo de plantas de limoneros para utilizar en condiciones de replante en huertos afectados por el nematodo de los cítricos (Tylenchulus semipenetrans)

Objetivo general

Desarrollar plantas de limoneros a utilizar en condiciones de replante en huertos afectados por el nematodo de los cítricos (Tylenchulus semipenetrans) mediante la utilización de madera intermedia e introducción de nuevos portainjertos.

Objetivos específicos

1. Obtener plantas de limonero compatibles con híbridos de Poncirus trifoliata (presentes en Chile), utilizando madera intermedia, para ser utilizado en suelos infestados con nemátodos.2. Determinar en huerto cuál de las combinaciones obtenidas en vivero presenta una mejor tolerancia al nemátodo de los cítricos en base a parámetros fisiológicos, anatómicos y productivos.3. Introducir y evaluar nuevos portainjertos de limonero que otorguen tolerancia al nemátodo de los cítricos.4. Difundir los resultados a productores, viveristas y técnicos del área citrícola.

Resultados

La industria del limonero en Chile se ha enfrentado a un gran problema productivo durante la última década debido al decaimiento de las plantas por causa de Tylenchulus semipenetrans, el nemátodo de los cítricos, limitando la producción en condiciones variadas de clima y suelo. Esta enfermedad causa una reducción en el número y tamano de frutos, reducción en el crecimiento y vigor del árbol, se reduce la capacidad fotosintética y hay poca a escasa biomasa radicular. Esto claramente reduce el potencial productivo del huerto a niveles en que la fruta no se puede comercializar. Se estima que más del 70% de las plantaciones de limonero se encuentran afectadas por nemátodos, el 60% de ellas está comenzando a decaer mientras que el 40% restante ya son poco productivas y necesitan ser reemplazadas rápidamente (Fuente: Exportadora Santa Cruz; Julio Cornejo, Asesor en Citricultura). Las distintas variedades de limonero en Chile usan como portainjerto a Citrus Macrophylla, debido a su compatibilidad con las variedades comerciales, alta productividad y calidad de la fruta. En huertos con suelos infestados por nemátodos, al cabo del sexto ano esta combinación comienza paulatinamente a decaer en producción debido a la sensibilidad que presenta Citrus Macrophylla a los nemátodos. El problema está en que una vez que el huerto decae sólo se puede hacer replante de cítricos utilizando portainjertos como Poncirus trifoliata, Citrumelo Swingle y Citrange C-35 debido a que son los únicos resistentes a nemátodos. De éstos, sólo Citrumelo es compatible con algunas variedades de limonero. Dentro de las variedades comerciales de limonero más utilizadas en Chile están Fino 49, Eureka Frost y últimamente Benjamín Andes (variedad chilena seleccionada a partir de Eureka), siendo sólo Fino 49 compatible con Citrumelo. El resto no pueden ser injertadas debido a la incompatibilidad que presentan con la variedad de interés comercial. Otro aspecto a considerar es que Citrumelo induce menor productividad y tamano de la fruta que Macrophylla, lo que obliga a hacer manejos agronómicos al menos para mejorar calibre.En las últimas 4 temporadas el negocio del limón para mercado interno ha presentado históricos precios altos incluso más que los de exportación. Esto ha incentivado a productores a querer plantar limoneros o a hacer recambio de variedad por aquellas que tengan mayor productividad en el verano, época de mayor precio en el mercado nacional. Estas variedades son Eureka Frost y Messina (ambas incompatibles con Citrumelo). La solución para los productores de limonero es hacer manejos al suelo. Dentro de estos destaca la aplicación de nematicidas, lo que tiene un elevado costo (US$ 620/ano más IVA) y que poco ayudan una vez que las poblaciones superan los 2000 individuos por 250 cc de suelo. Además, se debe considerar que la mayoría de los nematicidas son altamente contaminantes y que tienen un largo período de carencia, no pudiendo exportar fruta en la temporada de aplicación y danando el medio ambiente. Otros manejos incluyen mover las líneas de goteros hacia la entre hilera para reducir las poblaciones de nematodos y el uso de biofumigación, lo que implica remover suelo para la aplicación de materia orgánica en medio de la plantación. Con esto se puede controlar la población de nemátodos pero no los elimina, y sube los costos de producción, además de provocar malestar en poblados vecinos por el olor que emana. Previo al replante existe la opción de aplicar fumigantes de suelo como Metam sodio el cual tiene un alto costo de aplicación y baja eficiencia, además al ser utilizado a largo plazo va deteriorando el suelo.Cabe destacar que no existe en el mundo alternativa al replante de limonero sobre huerto de limonero infectado con nemátodos sin afectar la productividad y calidad, ya que no hay portainjertos tolerantes a este problema y compatibles con limonero que remplacen a Macrophylla, por lo que la solución propuesta puede ser también ut