Nueva tecnología para la implementación costo-efectiva del manejo integrado de plagas en invernaderos hortícolas en Chile

Objetivo general

Desarrollo de un paquete tecnológico que incorpora enemigos naturales, plaguicidas compatibles y prácticas mejoradas de manejos culturales, el cual permitirá a los agricultores implementar un programa de control de plagas de invernaderos hortícolas, basado completamente en los principios del Manejo Integrado de Plagas, que sea confiable y económicamente viable.

Objetivos específicos

1. Diagnosticar la línea base actual de experiencia en trabajos y estudios existentes en mosquita blanca. 2. Desarrollar y/o adaptar las tecnologías que permitan la crianza masiva de los enemigos naturales Eretmocerus eremicus, E. warrae y Encarsia formosa, bajo criterio de costo efectividad, y evaluar la efectividad de uno de ellos.3. Evaluar la efectividad de dos especies de depredadores de Mosquita Blanca: Chrysoperla defreitasi, Tupiocoris cucurbitaceus, ambos nativos.4. Establecer los parámetros biológicos y ambientales para un programa eficaz de liberación de EN de hortalizas bajo invernadero: especies, dosis (cantidad de EN por m2), temperatura, humedad relativa y momento o fenología del cultivo.5. Evaluar la eficacia y efectividad el paquete tecnológico desarrollado, basado en enemigos naturales, Bombus terrestris, insecticidas selectivos y herramientas complementarias de manejo cultural, tales como, uso de semioquímicos, trampas, mallas antiáfido, uso de microelemento y cebo para control de hormigas.6. Transferir el paquete tecnológico a un grupo de agricultores early adopters de la V y XV regiones.

Resultados

Las hortalizas cultivadas bajo invernadero son rubros donde la gestión de las plagas han sido históricamente un problema, debido a la fuerte dependencia de los productos químicos, siendo más intenso en valles con climas favorables para plagas, como Quillota, Limache o Arica. Así por ejemplo, en tomates los plaguicidas representan alrededor de un 20-25% de los costos totales del cultivo. Sin embargo, esta alternativa de control se muestra cada vez menos costo-eficaz, debido al desarrollo de resistencia por parte de las plagas y a la baja tasa de desarrollo de nuevas moléculas activas, que redundan en programas de manejo basados en aplicaciones preventivas de alta frecuencia y costo.Por otra parte, ya en forma incipiente el mercado nacional ha ido sumándose a la tendencia de los países desarrollados de exigir inocuidad en los alimentos, es decir, garantías de que los residuos de plaguicidas se encuentren dentro de los límites normados. Las empresas ControlBest y Biocruz, son empresas del agro dedicadas a la producción y comercialización de enemigos naturales y abejorros para polinización de tomates y arándanos, respectivamente, que conocen de primera mano la existencia de una necesidad insatisfecha por parte de productores hortícolas de invernadero, por acceder a un paquete tecnológico más verde y costo-eficiente. En este sentido, la producción nacional en estos rubros ha mirado el caso de Almería, Espana, como un referente en cuanto a tecnologías y técnicas agronómicas, con un importante intercambio de tecnologías y especialistas que han influenciado a las zonas de Quillota y Arica, desde hace décadas. No obstante, en la temática del control de plagas no se ha traducido en una transferencia efectiva. Hoy se reconoce al valle de Almería como un modelo exitoso en implementación de estrategias de Manejo Integrado de Plagas (MIP), gracias a la fuerte presión que hace 10 anos ejercieron los mercados del norte europeo por reducir drásticamente la carga de residuos en hortalizas frescas, lo que forjó un mercado potente de empresas especializadas en crianza de enemigos naturales (EN) y el desarrollo de conocimientos aplicados críticos para desplazar el uso de plaguicidas. Hoy más del 50% de la superficie de Almería utiliza casi exclusivamente EN. Este proyecto apunta a abordar, de manera definitiva e integral, al tema del MIP en hortalizas de invernadero, atendiendo a que ni las iniciativas realizadas en Chile, encabezadas por el institutos de investigación la década pasada, ni el impulso privado, redundaron que productores aplicaran establemente paquetes MIP y/o un mercado robusto de productores de EN para soportarlo. El diagnóstico es de que, descontando la incipiente tracción ejercida por los consumidores chilenos, en sus albores la oferta de productos MIP adolecía de conocimientos específicos básicos, por ejemplo: a) se desconocían los métodos para criar de manera costo efectiva y abundante de Encarsia formosa, parasitoide de la principal plaga en invernaderos, la Mosquita Blanca, b) no había suficiente información respecto de la sensibilidad de los EN frente a plaguicidas poco selectivos y c) se desconocía la manera como su desempeno se ve afectado por condiciones ambientales extremas, que ocurren dentro de los invernadero nacionales. Las primeras iniciativas MIP, sin resultados consistentes, sembraron la desconfianza en el método y socavaron el desarrollo del mercado de productores de EN y dificultaron la entrada de organismos auxiliares como los abejorros.Para revertir la situación se necesita, desarrollar los conocimientos integrales no resueltos previamente, a fin de habilitar un paquete en base a varias alternativas de insectos EN, incluidos parasitoides y depredadores, disponer de varios plaguicidas sintéticos o en base a compuestos naturales efectivos, de bajo impacto para éstos y para los organismos auxiliares (abejorros) y definir un conjunto de manejos que aborden las variables edafoclimáticas más crí