Diseño y aplicación de protocolo de alimentación para colmenas en zonas afectadas por incendios forestales

Objetivo general

El objetivo es aplicar un protocolo de suplementación nutricional en colmenas pertenecientes a 30 apicultores ubicados en zonas afectadas por incendios forestales.La consultoría considera asistencia técnica para la implementación del protocolo de suplementación junto con la entrega del suplemento nutricional BeeFood MR. Esto permitirá que los apicultores incorporen tecnología para el fortalecimiento de sus colmenas de modo de no incrementar las pérdidas provocadas por la catástrofe.

Objetivos específicos

Resultados

Los incendios forestales que tuvieron lugar en el país durante los últimos meses afectaron una superficie de alrededor de 600.000 hectáreas, donde las regiones más afectadas fueron las de O~Higgins, Maule y Bío Bío. En el ámbito apícola, las pérdidas se configuran tanto desde la pérdida de colmenas como de las fuentes de alimentación de las abejas sobrevivientes. Se estima que en la catástrofe se quemaron aproximadamente 4.000 y que existen alrededor de 30.000 colmenas ubicadas en las zonas afectadas, pertenecientes a pequenos apicultores, las que han visto fuertemente reducidas sus fuentes naturales de pecoreo y deben recibir alimentación suplementaria para su supervivencia.Es importante destacar que la apicultura chilena es integrada principalmente por pequenos y medianos productores, y aproximadamente el 60% de las exportaciones de miel chilena provienen de la agricultura familiar campesina. Adicionalmente, las tres regiones más afectadas por los incendios forestales son las zonas donde existe mayor número de apicultores y colmenas en el país.Las pérdidas de colmenas sin duda afectarán la producción de miel de la temporada 2017 y 2018 e impactarán en el número de colmenas disponibles para polinizar cultivos en la primavera de 2017. Dicho lo anterior, en la actualidad se requiere implementar una serie de medidas que permitan fortalecer las colmenas existentes de modo de que resistan el período invernal (que de por sí es la época más crítica del ano en cualquier explotación apícola) y lleguen en buenas condiciones a la primavera.En este sentido, la Red Apícola ha trabajado en tres frentes de acción: gestionando donaciones de alimento para las abejas, asistencia técnica para los apicultores afectados y en algunos casos el traslado de colmenas a lugares donde puedan estar en mejores condiciones.Hasta ahora, se han recibido donaciones de azúcar, las que permiten elaborar jarabe líquido, el cual es fuente de energía para las abejas. Sin embargo, una correcta nutrición requiere de nutrientes calóricos y nutrientes proteicos. Los nutrientes calóricos son utilizados para cumplir con funciones vitales y los nutrientes proteicos para formar órganos y tejidos. Por ello, el objeto de la consultoría es entregar a un grupo de apicultores de las zonas afectadas apoyo técnico destinado a la utilización de tecnología para la correcta nutrición de sus colmenas, de modo de permitirles fortalecer tales familias y no seguir incrementando las pérdidas luego de la catástrofe.