Seminario “Eficiencia e Innovación Energética en la Industria Frutícola Chilena: Estrategias para Aumentar la Competitividad”

Objetivo general

Con la realización de este evento técnico se busca difundir conocimiento que permita aplicar nuevas; innovadoras y eficientes tecnologías energéticas, probadas en plantas de embalajes y frigoríficas, para que a partir de su implementación, se logre aumentar la competitividad de la industria frutícola chilena.

Objetivos específicos

Resultados

El sector frutícola y en especial packing y frigoríficos de fruta fresca, han ido perdiendo competitividad en la medida que los costos energéticos son más altos. Las soluciones pasan tanto por aumentar la eficiencia energética como explorar el uso de nuevas tecnologías. Sin embargo la base radica en la eficiencia energética en forma tal de reducir consumos que permitan tanto la reducción de costos como poder desarrollar posteriormente planes para incorporar energías alternativas. Esto es fundamental para la industria frutícola del futuro cercano no solamente por los aspectos de competitividad económica (menores costos); también es relevante el cumplimiento de estándares ambientales que los compradores han comenzado a desarrollar. Entre estos estándares, la reducción de uso de energía es una medición básica que la industria frutícola chilena debe comenzar a considerar, por lo cual, entre otras acciones se emitió una Guía para sustentabilidad y se participa en la mesa de sustentabilidad de ODEPA: Por otra parte, en los últimos 10 anos la escasez del recurso hídrico en Chile se acentuó hasta niveles preocupantes, por lo que el costo de producir electricidad se ha encarecido hasta el punto de que nuestro país posee una de las tarifas más altas de Latinoamérica; y resultan superiores al promedio de OCDE. A esto se debe agregar que Chile, para satisfacer la demanda energética, utiliza sobre el 60% energías provenientes del extranjero y el resto los extrae del medio nacional. Esto convierte a Chile en un país sumamente expuesto en materia energética. Por otro lado -en la medida que nuestro país crece- requiere mayor energía, produciéndose un natural acoplamiento entre economía y energía. En consecuencia, el desafío de Chile hoy es contar con recursos energéticos suficientes y competitivos para apoyar ese desarrollo. Chile tiene algunas políticas y metas directamente relacionadas con el uso eficiente de la energía y la implementación de ERNC, que son los pilares establecidos el ano 2010 por el Ministerio de Energía los cuales se refieren a energía a precios competitivos, procurar que todos tengan acceso a la energía y, que esta sea amigable con el medio ambiente. Asimismo, dentro de las metas 20/20 del país, establecidas por el gobierno se indica que si se toma como base el ano 2007, para el 2020 Chile deberá reducir en un 20% sus emisiones de dióxido de carbono (CO2) y contar con el 20% de la matriz eléctrica con generación proveniente de energías renovables. Ambas están relacionadas con eficiencia energética.Recientemente, el país se insertó en el concierto internacional de un grupo selecto de países miembros de la OCDE. En los países miembros la relación entre el PIB y el consumo de energía se encuentra desacoplada, el PIB no depende en una relación 'uno a uno' de la energía. Además, se muestra el caso de Chile como un opuesto, en que las curvas del PIB y del consumo de energía se siguen mutuamente ano tras ano, están acopladas. El desacople se producirá a través de la implementación de políticas y programas de eficiencia energética. El último estudio del PRIEN de la Universidad de Chile el ano 2010 indica que Chile tiene potencial para reducir su consumo de energía entre 7% y un 15% en el periodo 2010- 20.Debido al crecimiento económico del país, se estima que en los anos venideros, Chile tendrá una creciente demanda de energía debido a su constante crecimiento económico, la que sólo disminuirá si se logra algún grado de desacople de las curvas del PIB y de energía. El costo de la energía en el mundo seguirá subiendo, lo que tendrá un mayor impacto en Chile, donde más del 50% de las fuentes de energía son importadas. En el ano 2008 ASOEX desarrolló un estudio relacionado con la 'Estrategia sectorial y benchmarking energético para la industria exportadora de fruta', se concluyo que la energía eléctrica es la principal fuente energética estas instalaciones, siendo el 80% del consumo energético asignable a frig