Investigación podría revolucionar la agricultura aumentando productividad en tiempos de sequía

Estudio pudo comprobar que hongos presentes en territorio antártico son fundamentales en la preservación de las escasas plantas que sobreviven en tales condiciones (La Discusión.cl).

09-ene-2019

El científico Rómulo Oses lleva adelante una investigación que podría revolucionar la agricultura, aumentando la productividad en tiempos de sequías. Su principal aliado: Los hongos. Gracias a su trabajo de largo aliento en la Antártica y en norte del país, coincidentes en escenarios extremos, pudo comprobar que aquellos son fundamentales en la preservación de las escasas plantas que sobreviven en tales condiciones. La proyección de aquella demostración es de una trascendencia incalculable para cualquier tipo de cultivo.

Oses -exalumno del Colegio Padre Hurtado de Chillán y quien es investigador del Departamento de Biotecnología de la Universidad de Concepción- comenzó a investigar los beneficios de los hongos en las plantas en medio de su doctorado en Ciencias Biológicas en la UdeC.

Allí, leyó sobre los hongos endófitos, unos asombrosos organismos capaces de vivir al interior de una especie vegetal sin causarle enfermedad, ni hacerle ningún daño.

El biólogo, fascinado por las posibilidades que podía brindar un hongo tan sofisticado, imaginó a las plantas como hoteles que los alojaban, y se preguntó si estos pagarían su estadía: es decir, si le darían algún beneficio a sus hospederas.

"Ahí comienza la línea de investigación que me llevó a la Antártica: entender por qué hay plantas en ambientes muy extremos, como la alta montaña, el desierto o el continente blanco, que pueden sobrevivir a condiciones tan adversas, como temperaturas y climas extremos, períodos de sequías y grandes inundaciones. Mi idea era que los hongos podían estar confiriendo ventajas y protección a las plantas. No estaban ahí porque sí", sostiene.

Con el apoyo de la Armada y el Instituto Antártico Chileno, en 2013 Oses dejó su laboratorio en Concepción para pasar un mes recogiendo raíces de pasto antártico entre arenales, rocas y musgos, con temperaturas bajo cero. Luego, para comprobar si esas raíces realmente tenían hongos que las estaban ayudando a sobrevivir, viajó otros 4 mil kilómetros hacia el norte, hasta los secos paisajes del norte chileno.

Aplicación en el norte

En cámaras especialmente aclimatadas en el Centro de Estudios Avanzados en Zonas Áridas, en La Serena, Rómulo Oses y su equipo hicieron crecer por dos meses las colonias de hongos presentes en el pasto antártico. Mientras tanto, recorrió la región de Coquimbo en busca de semillas de arbustos locales, y las sembró en el invernadero.

En total, germinaron 160, y a la mitad de ellas les aplicó hongos antárticos, regándolas con muy poca agua durante todo un año. Al resto, las dejó como estaban, y les dio agua abundante.

El resultado lo dejó atónito: al final de todo, las que habían hospedado organismos sobrevivieron en mayor número -y con menos agua- que las otras. Los hongos de la Antártida salvaron a las plantas del desierto.

"Los experimentos demostraron que los hongos se refugian en la planta y les brindan a cambio protección, modificando sus estrategias de defensa contra otras amenazas. Es como si se transformaran en sus guardaespaldas", sostiene.

El ofrecimiento del microbiólogo a los agricultores de la Región de Coquimbo, fue aplicar una fórmula a base de sus microorganismos endófitos, que les permitirían a las lechugas y otras hortalizas resistir sequías y adaptarse mejor. De esta manera, además, ahorrarían entre un 20 y 25% de agua en la zona donde más hace falta en Chile.

"Algo le ocurre al vegetal que va mucho mejor preparado y resiste de mejor forma el cambio o el trasplante, por lo que muere menos" dice el investigador, que hoy está probando nuevas fórmulas con microorganismos del desierto y la alta montaña. "Estamos hablando de mucho dinero ahorrado para la agricultura, y de una nueva forma de protegernos de la sequía sobre todo en Ñuble", asegura.

Fuente: Mundo Agropecuario

Catalogación

Ver más sobre: PIE Bío Bío - PIE Recursos Hídricos