Introducción de la Raza Caprina Boer sobre Cabras criollas en la Provincia de Ñuble

Objetivo general

Introducir la raza Boer sobre cabras criollas para el mejoramiento de la eficiencia productiva y económica del sistema caprino de carne en la provincia de nuble.

Objetivos específicos

Aumentar la productividad, en cantidad y calidad de carne y parámetros reproductivos, de las unidades de producción caprina mediante la introducción de la raza Boer en hembras criollas. Explorar y evaluar estrategias alternativas de comercialización de la carne BoerCriollo. Transferir la información generada a instituciones del agro, productores caprinos y público en general.

Resultados

En la VIII Región, la masa caprina criolla, al igual que en el resto del país, no tiene una especialización productiva. En este sentido, las prácticas de manejo y, en particular, la toma de decisiones selectivas se realizan sin contar con los elementos técnicos necesarios, como resultado, principalmente, de la ausencia de registros productivos, reproductivos y genealógicos. un ejemplo de ello es el hecho de que en la mayor parte de las explotaciones caprinas no existe un manejo reproductivo apropiado, lo que se ve reflejado en la mantención continua de los machos en el rebano, que a su vez provoca una gran dispersión de pariciones, pese a la estacionalidad productivade la cabra. Por otra parte, el manejo sanitario en este rubro no ha sido del todo adecuado en la mayor parte de las explotaciones y, aunque el impacto de los parasitismos tradicionales (intestinal y hepático) es reducido en las explotaciones de la precordillera andina, es importante en los rebanos ubicados en el secano costero o en zonas marginales del valle central. En este contexto, con el pro pósito de mejorar la eficiencia productiva y económica del sistema caprino de carne de la provincia de nuble, se desarrolló este proyecto de innovación, orientado a introducir cabras de la raza Boer sobre cabras criollas en la zona. Para ello, la propuesta técnica contempló la implementación de 3 unidades productivas, en las que la introducción de la raza caprina Boer sobre cabras criollas se desarrolló bajo la siguiente metodología: manejo general del rebano (con un sistema de crianza extensivo, sobre la base de praderas naturales y artificiales), manejo de las crías (se manejan con las hembras hasta alcanzar su peso de venta), manejo sanitario (control preventivo de enfermedades parasitarias e infecto-contagiosas), manejo alimenticio (basada en praderas naturales y artificiales) y manejo reproductivo y genético. Respecto del manejo reproductivo y genético, es importante senalar que se asumió que el genotipo Boer es superior al criollo en cuanto a producción de carne. En este sentido, y debido a que la sustitución completa del ganado criollo fue descartada a priori (por las condiciones rigurosas del ambiente y el desconocimiento absoluto del comportamiento de la raza en dicho ambiente), surgió la necesidad de evaluar la importancia de la heterosis en la productividad del sistema, mediante la evaluación de diferentes alternativas de cruzamiento que aprovecharan el valor aditivo de la raza Boer en la producción de carne. Por esta razón el trabajo efectuado consideró, durante el primer período de encaste, que todas las hembras criollas fueran cubiertas con machos Boer. Tras la primera parición de crías híbridas Boer x Criollo, el reemplazo de vientres criollos fue de 25%. Así, las hembras criollas fueron reemplazadas por hembras F1 nacidas en la primera temporada. Todo esto, con el propósito de lograr la mayor proporción posible de híbridos F2 en la segunda parición del estudio, sin reducir en exceso la productividad de los rebanos al ingresar un mayor número de hembras de primera parición. Por último, es importante mencionar que todas las crías fueron medidas de acuerdo a sus características productivas y reproductivas.